Revista Habita

Articulos de Interes

FUERZA INTERIOR

 FUERZA INTERIOR

Últimamente te has dejado llevar ciegamente por esa  fuerza interna que dicen que existe  en cada uno de los seres humanos. Te negabas a ceder, pero ante las situaciones tan adversas que pasaban en tu vida creíste que no te quedaba otro remedio que utilizar  métodos extraordinarios. Entonces dejaste  de pensar y de decidir por ti mismote confiaste  totalmente  en ella.

Reuniste  tus desasosiegos  y se los dejaste  a la vista  en un rincón  accesible de tus entrañas. A pesar de tu escepticismo, lograste confiar en los buenos resultados que esta acción  te traería, te parecía un hecho indiscutible  que intentar emprender cualquier objetivo sin fe, sería  una labor que te aseguraría  un categórico  fracaso.

La mañana precisa en que dejaste de esforzarte por entender los problemas que te aquejaban, de la nada las respuestas fueron surgiendo por solas y cuando  liberaste  a tus pensamientos,  las buenas decisiones se apoderaron de tu cerebro. Diste crédito entonces a la antigua lección  que dice que el inconsciente de cada uno es el contenedor de la anhelada sabiduría.  No tenías idea hasta ahora de la magnitud del poder interior del que eras poseedor.

 Los días se desgajaban tan similares a los anteriores, con los mismos contratiempos, con la cotidiana lejanía con la frustrante impotencia, sin embargo una parte de ellos lucía remodelada, una nube de paz subía lentamente del blanco piso hacia los techos y por las ventanas una brisa refrescante entraba a sosegar los minutos, las horas, las mañanas, las tardes y las madrugadas.

Saliste a la calle para hablarles a todos de tu descubrimiento, mencionaste ese impulso que recientemente surgió de tu interior para allanarte el empedrado camino, les hiciste ver que estaba latente e inutilizado en cada uno de nosotros los humanosEllos vapulearon tus palabras, pensaron que habías perdido la cordura  y siguieron su vereda  soportando pesadas cargas sobre la espalda  y con la mirada perdida  en  la enigmática línea del  horizonte.

 

Verónica Delgado Oviedo

acinorev8@hotmail.com