Revista Habita

Articulos de Interes

Paseos Arquitectónicos III: De visita con el Arq. Teodoro González de León.

Paseos Arquitectónicos III:  De visita con el Arq. Teodoro González de León.
Durante el mes de marzo de este año, tuvimos oportunidad de visitar un conjunto de edificios que se encuentran al sur de la Ciudad de México, proyectados por el Arq. Teodoro González de Léon en tres diferentes décadas: la Universidad Politécnica Nacional, el Fondo de Cultura Económica y el Colegio de México. Un privilegio para cualquier arquitecto poder intervenir a lo largo del tiempo un sector de la ciudad de esa manera, pero también para el visitante, que puede apreciar, a distancia peatonal, tres etapas en la trayectoria profesional de uno de los arquitectos más destacados de nuestro país.

Teodoro González de León, nacido en la Ciudad de México en 1926, estudió en la Escuela Nacional de Arquitectura en la década de 1940, y al finalizar obtuvo la Beca del Gobierno de Francia, para trabajar en el Taller de Le Corbusier, una experiencia que marcaría su vida profesional, al trabajar de cerca del gran maestro de la arquitectura moderna. Específicamente, el arquitecto mexicano participó en la construcción de la Unidad Habitacional de Marsella, un ícono de la modernidad arquitectónica en respuesta a la demanda de vivienda económica en la Europa de posguerra, donde se implementaron algunas de las más vanguardistas premisas en la antropometría del espacio a través de el Modulor, así como en el uso aparente del material.

La anécdota, contada en varias ocasiones por González de León, es que en esta obra Le Corbusier acuñó el término del “Brutalisme” para referirse al uso del material en su estado mas puro, principalmente el concreto, al que llamó “la piedra del siglo veinte”.

Entre una gran cantidad de distinciones obtenidas por el Arq. Teodoro González de León, destacan el de Académico Emérito de la Academia Nacional de Arquitectura de la Sociedad de Arquitectos Mexicanos, A.C., la de Honorary Fellow del American Institute of Architects, además de ser Miembro de Número de la Academia de Artes de México y de El Colegio Nacional, entre otros.

Su obra ha merecido innumerables reconocimientos, como el Premio Nacional de Ciencias y Artes, el Gran Premio de la Academia Internacional de Arquitectura y el Gran Premio Latinoamericano, por mencionar algunos.

El paseo por estos edificios, ubicados en una concurrida avenida de camino al Ajusco, se encuentra integrada por amplias banquetas, explanadas de acceso y jardines, así como puentes peatonales acordes con la imagen urbana, ya que, en general, los edificios proyectados por Teodoro González de León se caracterizan por “hacer ciudad”, es decir, establecer un diálogo cordial con el entorno urbano donde se ubican, evidenciado por la vitalidad que le confiere una gran cantidad de estudiantes y trabajadores que transitan por el lugar. Esta es una zona de la Ciudad de México caracterizada por el paisaje volcánico, que si bien constituyó un reto estructural para la construcción de estos edificios, ahora es un factor de riqueza espacial en el manejo paisajístico de sus jardines.

El Colegio de México (1974-1976) fue el primero en llegar, es la sede de uno de los más importantes centros de investigación y generación de conocimiento en Ciencias Sociales en nuestro país. El edificio, articulado alrededor de un patio central, cubierto de trabes gigantes que le confieren un aire monumental a este espacio, que constituye el lugar de encuentro para estudiantes, investigadores y administrativos. El conjunto tiene una forma trapezoidal y está constituido por una serie de plataformas, en una composición espacial que se conecta conceptualmente con la arquitectura mesoamericana, una sensación que se acentúa por el uso de un solo material: el concreto aparente con grano de mármol expuesto a base de cincel.

La Universidad Pedagógica Nacional (1979-1982), es básicamente un conjunto formado por dos edificios paralelos zigzagueantes de cuatro niveles y los conectores entre ellos: cuatro puentes sobre la calle peatonal, que le confieren una dinámica de luz y sombra a los jardines y las plazas llenas de estudiantes. Un edificio que ha pasado la prueba del uso intensivo a lo largo de mucho tiempo, y que sigue cumpliendo funcionalmente con su función educativa, a pesar de contar con una amplia población estudiantil.


El Fondo de Cultura Económica (1990-1992) al centro del conjunto, se erige en la linea de horizonte por medio de su torre de ocho pisos, flanqueada por dos cuerpos bajos de forma triangular que forman su base y acceso. De este edificio, destaca la forma plástica del volumen vertical de concreto y cristal, acentuada por el puente metálico de color rojo, el cual contribuye a formar un pórtico de 40 metros de altura. Esta obra representa una nueva etapa que, en la década de 1990, representó el lenguaje constructivo del arquitecto, y ha sido reconocida por la Academia Internacional de Arquitectura de
Sofía, Bulgaria en 1994, además de obtener la Mención de Honor en la III Bienal de Arquitectura de México, en el mismo año.
El paseo arquitectónico culminó en el Centro Histórico de la Ciudad de México, en El Colegio Nacional, remodelado por Teodoro González en 1993-1994, y cuya intervención fue merecedora de la Medalla de Plata en la IV Bienal de Arquitectura Mexicana en 1996, ahí asistimos a una reunión y charla con el arquitecto González de León, en petit committee con estudiantes y profesores de la Facultad del Hábitat, UASLP, previo a la presentación de su  libro “Viaje a Japón IV”, comentado por Juan Villoro y Miguel Adriá, donde el arquitecto comparte sus impresiones y dibujos en el formato de cuaderno de viaje, en sus constantes visitas a aquel país, que encuentra fascinante.

Quisiera aprovechar para expresar mi profundo agradecimiento al Arq. Juan Fernando Cárdenas, Jefe del Laboratorio Taller Sinapsis por invitarme a tan inolvidable experiencia, que él orquestó al detalle, y al Arq. Teodoro González de León y al personal de El Colegio Nacional por atendernos personalmente y obsequiarnos un volumen de su obra completa, de la cual, sin duda, podemos seguir aprendiendo.

Por Victor Gutierrez
Fuentes de Información:
Adriá, M. (2003) Teodoro González de León. Obra completa. México: Arquine + RM.
González D.L., T. (1994) La idea y la obra. México: FCE.