Revista Habita

Articulos de Interes

Leonardo da Vinci, un futurista contemporáneo… en la cocina.

Leonardo da Vinci, un futurista contemporáneo… en la cocina.


Un futurista contemporáneo en la cocina

A mediados del mil cuatrocientos, allá por el viejo continente, en Italia para ser exacto y más aún en la región de Vinci, nació un ser humano, un ser humano que a la postre se transformaría en luz para toda la humanidad

A mediados del mil cuatrocientos, allá por el viejo continente, en Italia para ser exacto y más aún en la región de Vinci, nació un ser humano, un ser humano que a la postre se transformaría en luz para toda la humanidad; de su estado pueril se sabe poco, algunos biógrafos osados se atreven a señalar las vicisitudes familiares como hechos sobresalientes en la vida de Leonardo, o su origen ilegítimo, es decir haber nacido fuera del matrimonio; los amantes del realismo fantástico literario nos atiborran de leyendas, como aquella de que su nodriza fuese una cabra negra y que éste fuese el elemento decisorio de su genialidad. Sin embargo, algunos más prudentes y mesurados simplemente se centran en la transición del oscurantismo medieval al renacimiento del hombre, a ese acontecimiento histórico donde todo deja de ser monocromático para dar cabida a los matices en la ciencia y el arte europeos.

Bien, pues en la vida artística de Leonardo da Vinci se dieron muchos acontecimientos, algunos de ellos en verdad relevantes y otros que pasaron desapercibidos ante los ojos de la humanidad. En lo personal existen algunas facetas de Leonardo que me apasionan más que otras, por ejemplo, el que haya sido uno de los primeros en documentar los asuntos de la anatomía humana, realizando disecciones reveladoras sobre el funcionamiento interno de esta máquina impresionante llamada cuerpo humano. La segunda, su faceta de músico ejecutante del laúd e inventor de instrumentos los cuales yo catalogo como esculturas sonoras y no sólo como instrumentos musicales, algunos por fortuna se encuentran conservados y se tiene a bien llevar por el mundo en exposiciones itinerantes; su faceta de arquitecto y obvio las de pintor y escultor. Pero algo que me llamó mucho la atención es su faceta de cocinero, si estimado lector, Leonardo fue un gran cocinero y para no apartarse de su camino de inventor nos heredó algunos de los utensilios comunes en la cocina moderna, así como sus propias recetas y platillos que darán origen a la nueva cocina internacional.

Para costearse la vida, Leonardo solicitó un empleo en la taberna Los Tres Caracoles, situada al lado del Ponte Vecchio en Florencia, sin duda para los asiduos al lugar la historia les pasó por la nariz y jamás se percataron que ese ser humano quien tenía la humildad de servirles sería este gran genio, ese italiano que también desarrolló la virtud del servicio. Su estadía en la taberna  fue en realidad corta, puesto que él veía con ojos de artista el cómo se debía de comer, pero sobre todo el cómo se debía de servir la mesa, las características de un buen repostero y cocinero, es decir desarrolló para la historia los perfiles profesionales y comenzó también a  experimentar con los platillos dando vida a una suerte denouvelle  cuisine,así como a delinear el poder de la sanación por medio de los alimentos, a los que consideraba medicinales y no sólo elementos de placer alimenticio.

En este periodo de su vida, Leonardo no pudo dejar de lado su gran proclividad a la transformación de los objetos y su funcionalidad, es por esto que se da a la tarea de inventar utensilios, algunos los cuales han derivado en actuales electrodomésticos. Para la boda de una de las tantas sobrinas de Ludovico el Moro desarrolló un menú que nos deja bien en claro que fue un contemporáneo futurista en la cocina, se adelantó al tiempo como siempre, otorgando un toque artístico y estético al buen comer. Les dejamos a continuación el menú de la citada boda y una lista de los utensilios de cocina que Leonardo inventó para la posteridad.

 

    

Menú servido en la boda de la sobrina de Ludovico el Moro:

- Una anchoa enrollada descansando sobre una rebanada de nabo tallada a semejanza de una rana
- Otra anchoa enroscada alrededor de un brote de col
- Una zanahoria, bellamente tallada
- El corazón de una alcachofa
- Dos mitades de pepinillo sobre una hoja de lechuga
- La pechuga de una curruca
- El huevo de un avefría
- Los testículos de un cordero con crema fría
- La pata de una rana sobre una hoja de diente de león
- La pezuña de una oveja hervida, deshuesada

De los utensilios  de cocina inventados por Leonardo:

La invención de estos objetos se debe a la petición directa de Ludovico el Moro, personaje por otro lado siniestro, último de los grandes mecenas del arte y la guerra, de facilitar el quehacer de los cocineros de la corte, Leonardo ni tardo ni perezoso puso manos a la obra haciendo de las cocinas del castello un proyecto de alta tecnología, encumbrando en la historia a este majestuoso palacio, ubicado en el centro de Milán.

Una estufa de fuego constante

La campana para apartar los tufos y los malos hedores de la cocina

Calderas de agua hirviendo, estas también de flujo constante

La banda ensambladora, muy socorrida en nuestros tiempos dentro de las plantas de maquila

El asador automático, al parecer tomado de los bocetos de sus primeros experimentos en la aeronáutica, el cual consistía en introducir una hélice en la chimenea que girara lento o despacio dependiendo del fuego que hubiese

Una picadora de carne

Rebanadora de pan

La alarma contra incendios.

Leonardo también inventó una especie de moledora de pimienta, tenedores, trinchadores, cuchillos, cristalería, etc.

 

Juan Pablo De La Rosa

Flautista, Compositor e Investigador.

www.myspace.com/juanpablodelarosa