Revista Habita

Articulos de Interes

La horticultura urbana

La horticultura urbana

La horticultura urbana se ha venido desarrollando a nivel mundial como una alternativa viable ante la urbanización exponencial y la alta densidad poblacional y constructiva. En algunos lugares representa no sólo una atractiva forma de educación ambiental, sino un importante esfuerzo por recuperar áreas productivas y recreativas vinculadas a la naturaleza, además de acercarnos al paradigma del desarrollo sustentable.
Estos espacios de agricultura a pequeña escala, buscan “cultivar conocimiento”, al transmitir a un público amplio, pero sobre todo a niños y jóvenes, las habilidades para cultivar, con la intención de formar en las futuras generaciones, la cultura de preparar y elegir una alimentación saludable y sustentable,“de la granja a la mesa”, al acercar las manos a la jardinería y a la cocina, para crear hábitos de consumo y avanzar un paso hacia la autosuficiencia alimentaria.
A nivel internacional existen interesantes casos, como The Edible Schoolyard, que funciona desde 2010 en Brooklyn, N.Y., a iniciativa de Alice Water, una restauradora y pionera de la alimentación orgánica, preocupada por la gran cantidad de comunidades que cuentan con acceso muy limitado a frutas y verduras frescas. Además, en su entorno, al igual que en muchos otros, las familias de bajos ingresos carecen del tiempo y los recursos para alimentarse sanamente, por lo que recurren a comida barata y procesada.

Lo anterior, sabemos, lleva a problemas de desnutrición y obesidad, es decir, a niños con expectativas de vida más cortas que la generación de sus padres, por lo que resulta primordial enseñar a los niños y jóvenes la conexión entre alimentación, salud y medio ambiente. Esta organización promueve una educación “de la semilla a la mesa”, y tiene entre sus prioridades estratégicas: el desarrollo profesional, el fortalecimiento de una red de escuelas, la difusión de lecciones demostrativas, así como la búsqueda permanente del financiamiento e impacto positivo.
También en Estados Unidos, pero en San Francisco, Cal., cabe destacar la iniciativa de la mexicana Patricia Algara, consultora y académica en la Universidad de Berkeley, con interesantes proyectos de Foodscaping, como ella llama al arte de combinar la arquitectura del paisaje con la agricultura, entre otros The Algarden Demonstration Urban Farm, que sirve como base de operaciones para la enseñanza de la permacultura, desde 2008.
Otro buen ejemplo, es el reciclaje urbano emprendido en Union Street Urban Orchard, emprendido por la arquitecta paisajista Heather Ring, logrando una extraordinaria transformación de un espacio en desuso, en el barrio de Bankside, en Londres, para convertirlo en un jardín público. Abierto desde 2010, con motivo del London Festival of Architecture, es sede permanente de talleres y discusiones sobre agricultura urbana, biodiversidad y alimentación, promovido por The Architecture Foundation, y financiado por Bankside Open Space Trust, pero mantenido principalmente como un centro cultural vivo y dinámico gracias al voluntariado.

A nivel nacional, podemos mencionar a Huerto Romita, en la Ciudad de México, colectivo que se denomina como un grupo de asesores en agricultura y permacultura urbana, dedicados a enseñar técnicas agro ecológicas para la producción de alimentos sanos y locales, en pequeña y mediana escala. Dirigido por Aida, coordinado por Marcela e Iván, y con un creciente grupo de colaboradores, este sirve como espacio para la implementación del Programa de Educación y Cultura Ambiental (PECA), y la Fundación A Cada Uno, teniendo como premisa #CompartirCreandoComunidad es sede de prácticos talleres como “El huerto en 1 m2”, así como otros sobre compostas, hierbas aromáticas, flores comestibles y germinados caseros.
Pero para conocer un espacio de este tipo no hay que ir tan lejos, ya que en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, se cuenta con un ilustrativo programa universitario, denominado Unihuerto Urbano UASLP, con importantes avances y ambiciosos proyectos, en los cuales toda la ciudadanía puede aprender y colaborar.

Gracias al impulso de sus fundadores, el Dr. Marcos Algara Siller, profesor investigador de la Facultad de Ingeniería, el Dr. Gerardo Arista González, Investigador de la Facultad del Hábitat, así como el D.I. Dante Jiménez Castillo, de la División de Servicios Estudiantiles, el proyecto ha crecido de manera continua y al equipo se han sumado valiosos elementos como el MC. Zoé Arturo Guadiana Alvarado, además de otros especialistas y un creciente grupo de entusiastas estudiantes de diversas facultades de la UASLP, que portan con orgullo el chaleco de Unihuerto UASLP, dedicando su trabajo a promover y mantener el huerto.
Unihuerto Urbano, es un proyecto multidisciplinario de Casa Viva, Laboratorio de Mitigación y Adaptación al Cambio Climático (LaMACC) de la UASLP, que tiene como misión estimular la producción local de alimentos, mediante la gestión, diseño, construcción y mantenimiento de huertos urbanos dentro de los campus universitarios. Su visión a futuro es posicionar al Unihuerto como un ejemplo de éxito en materia de agricultura urbana, y desarrollar proyectos aplicables en otros campus
Este proyecto, comenzó desde 2011, en un espacio entre edificios de la Facultad de Ingeniería, donde los especialistas comenzaron a compartir sus conocimientos sobre diversas técnicas de agricultura urbana, tales como compostaje, manejo de residuos, cultivo, acuaponia, sucesión de cultivos, camas de cultivos, prácticas de siembra, germinación y trasplante. La iniciativa adquirió un importante impulso al formalizarse mediante convenio firmado por el Rector de la UASLP, el Arq. Manuel Fermín Villar Rubio, y los directores de las Facultades de Ingeniería, M.I. Jorge Alberto Pérez González, y del Hábitat, Dr. Anuar Abraham Kasis Ariceaga, en 2013.
En 2015 se inauguró y abrió al público el Unitecho Vivo, gestionado por Unihuerto Urbano y patrocinado por Cummins, en una superficie 500 m2 cubierto con una estructura de madera y una agradable disposición del espacio.

El huerto al aire libre constituye un jardín estacional, donde se enseñan los ciclos de cultivo a quien se acerque y lo solicite, y se empieza a posicionar como un atractivo espacio para la capacitación de estudiantes, promoción de la polinización, además de que ya se empieza a observar como mejora en la temperatura interior en edificios que albergan el techo verde, con beneficios como la captación de agua de lluvia y de CO2, así como de partículas suspendidas.

Este año también, el equipo de Unihuerto, en colaboración con el Taller 8 Iconoclasta “Ernestina de la Maza”, de la Facultad del Hábitat, comenzaron a trabajar en un nuevo proyecto, con el patrocinio de Cummins, para replicar su experiencia en la comunidad de La Pila, diseñando comunitariamente un nuevo espacio para la producción hortícola.

Mediante la asesoría experta y el entusiasmo de los estudiantes, estos espacios puede seguir creciendo como un lugar ideal para pláticas, conferencias, talleres y cursos, además de actividades culturales, encaminados a promover la agricultura urbana, a través de temas relacionados con la seguridad alimentaria, el cambio climático, prácticas alimenticias saludables y hábitos de consumo responsables, una labor no sólo importante, sino inaplazable.




fuentes de información
www.esynyc.org
www.baselandscape.com
www.foodscaping.blogspot.com
www.wayward.co.uk
www.huertoromita.com
www.facebook.com/pages/Unihuerto-Urbano-UASLP