Revista Habita

Articulos de Interes

HabitaR el centro Casa 2 Patios.

HabitaR el centro Casa 2 Patios.

El tradicional Barrio de Tequisquiapan y sus alrededores, como la Colonia Moderna, por citar alguna, se caracterizan por conservar buenos ejemplos de vivienda de la primera mitad del siglo XX,  desde construcciones con carácter posrevolucionario y nacionalista como el Neocolonial, pasando por el Art Decó y el Movimiento Moderno, incluso.  Convirtiéndose en tipologías frecuentes en diversas cuadras del sector,  tanto al norte como al sur de la Avenida Carranza, que funge como eje principal de la zona y de la propia ciudad de San Luis potosí.

Encontramos en el corazón de Tequis, a media cuadra del jardín, una privada de 6 casas del mismo estilo arquitectónico, esta sutil joya Decó de los 40´s en un excelente estado de conservación, sin duda una de las más originales piezas que se han publicado en esta sección.

Las viviendas de la década de los 40 hasta los 60, ofrecen características dimensionales particularmente interesantes que propician una atmosfera de confort. No tienen techos lejanos, como las casas del siglo XIX, que para algunos pudieran parecer exageradas, o los 2.40 tan recurrentes en las últimas décadas, sino que cuentan con una altura intermedia que contribuye a la comodidad de temperatura, luz y espacio tan importantes en la cotidianidad de una vivienda.

La distribución espacial de la casa con alrededor de 200 m2 de construcción, propicia una buena privacidad en cada una de sus áreas, de tal manera que incluso el comedor y la sala se encuentran divididos por un pasillo, de la misma manera sucede con cada uno de los usos, hay cierta distancia por ejemplo en las puertas de acceso a las recamaras, aunque estas últimas sean contiguas, a través del pasillo, algo no muy común en las distribuciones de la vivienda actual, en donde al proyectar se tiende a acercar los accesos, sacrificando privacidad por funcionalidad de trayecto. Estos recursos se encuentran en toda la casa y es un punto a favor de quienes gustan cierta intimidad en su forma de vida familiar.

 

La casa se distribuye en torno a dos patios, uno central, que funge a su vez para el acceso a las áreas de servicio y terraza de la planta alta y otro lateral que conecta diversas áreas de la casa, confluyendo en este punto; dos recamaras, un área de estar y la sala, se convierte en paisaje cálido y fuente de aire e iluminación. Lo peculiar de este segundo patio es que ganó terreno del vecino para enaltecer una estilizada banca como acento de la casa, enmarcada con un arco de medio punto empotrado al muro colindante, dando físicamente una clara intensión de convivencialectura, o estar, al aire libre, patio de ambiente relajado, pues la ubicación del predio, como ya se dijo, al fondo de la privada, le da un privilegiado lugar de corazón de manzana, aislando el ruido de la zona.

La reciente intervención de la finca es muy conservadora, aun que no esté legalmente protegida por su fecha de fabricación, los propietarios muestran un interés por el valor intrínseco en arquitectura del pasado.  Solo implicó cambio de cancelerías, recurriendo al diseño original en madera, aplicación de aerodrenes que permiten la “respiración” de los muros, reparación de humedades, impermeabilización y pintura general, que destaca las molduras decorativas del Decó que la caracterizan. Conserva los pisos de mosaico de pasta originales.

El mobiliario consta de una selección de excelentes objetos de diseño, desde detalles emblemáticas como la Silla Wassily de Marcel Breuer de 1925, hasta diversas piezas del afamado despacho mexicano Pirwi , adquiridas en la tienda más completa de interiorismo en la ciudad.

 

 

 

 

 

Texto: Antonio Gorab

Fotografía: Saadi Jiménez