Revista Habita

Articulos de Interes

DECISIÓN PROPIA

DECISIÓN PROPIA

 

 

“Lo importante se halla en la mirada, no en la cosa mirada”

André Gide

En su fino rostro decorado por el paso de los años se vislumbraba una hermosa joven de ojos profundos como dos túneles que conducen un tren de cristal hacia la verdad. Algunas tardes conversaba con ella y luego me regalaba algunos minutos de su ligera voz de mezzosoprano al tiempo que sus  manos acariciaban  las dóciles teclas de aquel  piano.

Mi recuerdo se detiene en esa tarde en que me tarareó una antigua canción que según me dijo había aprendido de pequeña, trataba de recordarla  entre sorbos de café y poco a poco logró entretejer para las palabras que iban generando  ingeniosos versos hasta reconstruirla en su memoria por completo, yo trataba de cantarla con ella y el tiempo se paralizaba por  instantes.

Esa tarde, igual que tantas otras, me hubiera encantado aplazar el trabajo pendiente, dejar de lado las preocupaciones que atacaban en esas fechas mi cerebro, olvidarme del reloj y la prisa y dedicar el resto del día a disfrutar de la sabia y alegre compañía de aquella señora, sin embargo la razón me ordenaba abandonar el cálido recinto, dejar las palabras de aquella amena charla partidas a la mitad, el café y las galletas a medio disfrutar y despedirme de tajo con la hermosa canción detenida en mi garganta.

Una de esas tardes en que mi efímera visita tuvo lugar, tuve la inquietud de interrogar a mi amiga sobre asuntos que me inquietaban. Le pregunté entre otras cosas qué era lo más importante de la vida según ella,  ahora en la plenitud de sus arduos años  recorridos. Quería apoyarme  en sus vivencias  para evitarme la complicada tarea de  descubrir  yo misma  un hilo negro que ya alguien con su experiencia  tendría bien identificado.  Me acomodé en el sillón para escuchar atentamente, hasta pensé en anotar punto por punto todas sus recomendaciones, ir de menor a mayor en cuestión de prioridades. Ella al verme tan preocupada sonrió con dulzura y me miró fijamente al tiempo que me respondía con su singular  y transparente voz: “Lo más importante de la vida es que nada tiene importancia”

 

Verónica Delgado Oviedo

acinorev8@hotmail.com