Revista Habita

Articulos de Interes

Control solar protección y térmica en espacios habitables

Control solar protección y  térmica en espacios habitables
Control solar protección y  térmica en espacios habitables
 
Uno de los efectos que más percibimos del sol, es el calentamiento que generan los rayos solares sobre nuestros cuerpos, habitaciones o incluso objetos. Es común ver carteles o libros decolorados después de varias semanas de exposición al sol. 
 
El mismo efecto puede suceder en muebles que aun estando al interior, reciben los rayos solares. 
 
En el caso de las edificaciones el calor se transmite hacia el interior del edificio a causa de la exposición excesiva de la envolvente del edificio (muros y techos).  
 
Las fachadas y azoteas están expuestas a largos periodos de asoleamiento en donde tanto muros como losas transmiten el calor hacia el interior de la vivienda, calentándolos, por consiguiente.  Es por ello que la orientación de una vivienda es fundamental para prevenir un asoleamiento excesivo, así como una selección de materiales y sistemas que permitan amortiguar la transmisión de calor.
En aquellos casos en donde la configuración de la vivienda o la superficie del terreno no nos permite un arreglo acorde con el objetivo indicado, existen elementos constructivos que podemos emplear para controlar la exposición al sol de la envolvente 
 Descripción: Imagen que contiene mesa, suelo, edificio, hierba

Descripción generada automáticamente
 
Si bien es cierto que de manera mecánica podemos acondicionar el aire al interior de las edificaciones mediante el uso de equipos de aire acondicionado, también es cierto que un adecuado estudio de orientación de la edificación respecto a la trayectoria solar y la aplicación de conceptos básicos de transmisión térmica y la aplicación de sistemas de ventilación naturales, nos permite en la mayoría de los casos, proteger y controlar de manera eficiente el calentamiento de las edificaciones y por consiguiente, obtener una temperatura confortable. 
De este modo se minimiza el uso de equipos de acondicionamiento mecánica los cuales, a la larga, pueden incrementar de manera significativa el gasto mensual en el consumo de energía eléctrica, además que en algunos casos, la falta de mantenimiento en los sistemas de ventilación y particularmente en los filtros de estos sistemas, pueden ocasionar la acumulación de gérmenes que al momento de entrar en funcionamiento, se dispersan en el ambiente que habitamos con la posibilidad de afectar vías respiratorias de las personas que habitan el espacio.  
 
Como se mencionó anteriormente, existen métodos alternos para reducir el impacto del sol en las edificaciones, consistentes en la aplicación de elementos de protección solar que, aunados a un estudio de orientación del sol, nos permiten controlar el asoleamiento que pueda tener una edificación, reducir la ganancia de calor que pueda recibir. y en consecuencia, lograr ambientes interiores más confortables.
 
Algunos ejemplos de estos elementos de protección solar empleados comúnmente en las edificaciones son: 
 
 
 
Descripción: Imagen que contiene edificio, cielo, mesa, suelo

Descripción generada automáticamente
Aleros. Son parte del tejado que sobresale del muro o fachada y es empleado para desviar el agua de lluvia o proteger del sol un área de la fachada de la que sobresale. (Wikipedia)
 
 
 
 
Porticos. Espacio cubierto conformado por una galería de columnas adosada a un edificio.  (Wikipedia)
 
 
Pergolas . Elemento arquitectónico conformado por un espacio flanqueado por columnas verticales que soportan vigas longitudinales y transversales. (Wikipedia)
 

Como podemos apreciar, estos elementos además de generar sombras en la edificación, pueden enaltecer el diseño de la vivienda en donde se están integrando. Sin embargo, es necesario realizar un estudio de cada caso en particular a manera de determinar una solución adecuada. No obstante, , estos elementos nos servirán para lograr espacios más confortables sin dejar a un lado el aspecto estético que, al fin de cuentas, es uno de los objetivos que pretendemos al diseñar nuestros espacios habitables.